Mi amigo, el Jazmín tozudo

¿Puede un jazmín darnos una lección de vida?

En la entrada de casa tengo un jazmín que tiene 20 años. Era una plantita minúscula cuando un buen amigo lo plantó para nosotros. Ahora es un fuerte arbusto con un tronco robusto y firme que extiende sus ramas por todos lados buscando la luz.

Me asombra su persistencia. Si no fuera porque es una planta, diría que posee una personalidad tenaz. De poder hacerle un test de personalidad, seguro que su puntuación en el factor “tenacidad” estaría por las nubes.

Tengo una tubería de escape de gases a unos 3 metros de altura encastrada en la pared. Pues bien, mi amigo el jazmín y yo tenemos un combate personal desde hace varios años. Él se empeña en enrollar sus ramas alrededor de la cañería, tarda un año en darle varias vueltas al perímetro. Cuando llega el tiempo de la poda mi esposa y yo, le cortamos las ramas sin contemplaciones hasta dejarlo a un metro de distancia. Sin embargo al año siguiente vuelve a abrazar la cañería con varias vueltas. Se diría que siente pasión febril por aquel simple tubo.

Como siempre, la naturaleza esconde enormes lecciones bajo su discreto manto de cotidianidad y silencio. Un arbusto que florece tan solo durante 45 días al año, lucha durante los 365 días buscando la luz y el calor con una encomiable persistencia. Menospreciando mi implacable amputación, no se rinde y sigue enviando sus verdes emisarias hacia el mismo objetivo.

El jazmín y nosotros tenemos en común que ambos somos buscadores de luz (comprensión, conocimiento, verdad…) y de calor (afecto, identidad, pertenencia…). Pero no estoy seguro de llegar a desarrollar tanta determinación en la consecución de mis metas. Normalmente unos cuantos palos en las ruedas son suficientes para hacernos desistir. Sin embargo para mi amigo “el jazmín tozudo” cada poda se transforma en mayor fortaleza y mayor ímpetu en su crecimiento. Cada año, entre mayo y junio, sigue regalándome un denso tapiz de flores blancas que invaden nuestros sentidos con una suave explosión de aroma. Así, fiel a su naturaleza y propósito, lleva 20 años. Envidiable y admirable ¿no os parece?

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.